emb_argentina

Embajada de Venezuela en Argentina
Canciller Delcy Rodríguez: Almagro es parte de un plan para intervenir en Venezuela PDF Imprimir E-mail
Martes, 28 de Marzo de 2017 17:18

canciller-delcy-rodriguez-770x522

Desde la sede principal de la Organización de Estados Americanos (OEA), la canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció las graves acciones injerencistas que viene desarrollando el Secretario General de la OEA, Luís Almagro, contra Venezuela.

Rodríguez recalcó que Almagro tiene una actuación unilateral, ilícita, desviada y parcializada que busca dañar la imagen internacional de la Patria de Bolívar, afectar sus relaciones con otros países y etiquetarla como un país problema.

"Vemos con preocupación y alarma que desde la llegada de Luis Almagro a la Secretaria General de la OEA su gestión se ha dedicado a agredir obsesivamente a Venezuela y a su pueblo", enfatizó la Canciller.

La Ministra denunció que el señor Luis Almagro "entre el 2016 y 2017 ha sostenido 26 reuniones con la oposición venezolana, de las cuales el 57 % han sido con los militantes de Voluntad Popular".

 Expuso que desde el 14 hasta el 24 de Marzo de 2017, durante los lamentables hechos de tragedia natural ocurridos en Perú, Almagro dedicó 73 % de sus tuits a la campaña contra Venezuela y solo 27 % a la agenda general de la OEA.

Además indicó que desde que Almagro asumió su cargo como Secretario General de la OEA ha dedicado el 21 % de sus publicaciones en Twitter contra el Gobierno y el pueblo venezolano.

Mostró a los presentes la manera ofensiva como Luis Almagro se dirige al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro y al pueblo de venezolano.

En este contexto destacó que "Almagro carece de independencia al someterse a los intereses del Estado más poderoso de la OEA, carece de imparcialidad cuando sin escrúpulos desarrolla una campaña contra Venezuela y se hace el ciego ante las violaciones cometidas por el país que le paga su sueldo".

Leer más...
 
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA RELACIONES EXTERIORES PDF Imprimir E-mail
Martes, 14 de Febrero de 2017 20:45

 

escudo

COMUNICADO

 

La República Bolivariana de Venezuela rechaza, condena y protesta enérgicamente las acciones arbitrarias y extraterritoriales cometidas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de Norteamérica (EEUU) contra el Vicepresidente Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela Tareck El Aissami.

 

Estas acciones, que pretenden validar la existencia vulgar e inadmisible de un derecho imperial, dotando de poderes policiales especiales a entidades del gobierno estadounidense, carecen de la más mínima legalidad internacional y vulneran flagrantemente el Derecho Internacional Público, la institucionalidad internacional y los principios fundamentales que rigen la comunidad de naciones, tales como el respeto a la igualdad soberana y el principio de inmunidad de los Estados, constituyendo una grave afectación y agresión contra nuestra Patria.

 

Constituyen además una infamia contra una altísima autoridad del Estado y constituye sin duda alguna un falso positivo contra un venezolano decente y digno, cuyas acusaciones en su contra no encuentran sustento alguno en la realidad, conforman una mentira grotesca a las que acostumbra recurrir el Imperio norteamericano para agredir, y forman parte de un entramado internacional para atentar contra una alta investidura y enervar el ejercicio de sus funciones.

 

La agencia estadounidense, que pretende regir más allá de su ámbito territorial, actúa impunemente de la mano con la DEA, conocida ampliamente por su descarada contribución a la producción y tráfico de drogas con los carteles más connotados del narcotráfico colombiano y del mundo. Desde la culminación de las relaciones con la DEA en el año 2005, Venezuela ha logrado incautar un promedio anual de 55,7 toneladas de droga, incrementando su eficiencia en un 60 por ciento, razón por la cual la Organización de las Naciones Unidas (ONU) nos ha reconocido por ser uno de los seis países de mayor confiscación de estupefacientes en el mundo, y libre de cultivos ilícitos en el territorio nacional. Venezuela es uno de los pocos países del continente que promulgó una ley para la intercepción, inutilización, inmovilización y disuasión de aeronaves que sirven al tráfico internacional de drogas, afectando a más de cien aeronaves.

 

El Vicepresidente Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela es un prominente experto criminólogo, reconocido por su destacada gestión al frente de la seguridad ciudadana durante la presidencia del Comandante Hugo Chávez, por su firme combate contra el narcotráfico y el paramilitarismo colombiano, que llevó a la justicia a más de 102 capos de la droga y entregó a 21 narcotraficantes solicitados en extradición por los EE.UU.

 

Este ilícito internacional, cometido por agencias estadounidenses ejecutivas, es un hecho sin precedente en nuestras relaciones bilaterales. El Encargado de Negocios de la Embajada de EEUU en Venezuela, que ha dedicado su gestión a subvertir el orden legal y constitucional de nuestro país, intenta oxigenar a la débil y extinta oposición venezolana extremista para consumar un golpe político contra la institucionalidad democrática de Venezuela.

 

Con esta agresión gravísima se pretende vulnerar la esfera soberana del Estado venezolano, y se violenta el derecho al honor, a la reputación, a la dignidad y a los derechos humanos del Vicepresidente Tareck El Aissami.

 

Es lamentable y altamente peligroso que la burocracia estadounidense, en conjunción criminal con factores violentos y extremos de la oposición venezolana, encaminen las relaciones de la nueva administración a perpetuar los errores históricos cometidos por el ex presidente Barack Hussein Obama contra Venezuela.

 

Somos un pueblo de paz, amantes de los principios de autodeterminación y respeto a la soberanía, así como apegados al orden y Derecho Internacional. Con la misma determinación decimos que no hemos tolerado, ni toleraremos, agresión alguna contra nuestro suelo, contra nuestro derecho a ser libres ni contra ningún hermano nacido en esta tierra de hombres y mujeres dignos y herederos de la Gloria de Simón Bolívar y Hugo Chávez.

 

Caracas, 14 de febrero de 2017

 
Bicentenario de la Batalla de Chacabuco PDF Imprimir E-mail
Sábado, 11 de Febrero de 2017 22:25

“En veinticuatro días hemos hecho la campaña; pasamos la cordillera más elevada del globo, concluimos con los tiranos y dimos libertad a Chile”, decía el General José de San Martín luego del triunfo en la Batalla de Chacabuco.

 El 12 de febrero de 1817, y tras atravesar la cordillera de Los Andes, el Ejército Libertador, compuesto fundamentalmente por rioplatenses y chilenos, concentró sus fuerzas en los campos de Chacabuco.

 Los pasos cordilleranos de Los Patos y Uspallata habían sido aquellos por los cuales el grueso de las tropas había cruzado, desafiando la nieve, los vientos y alturas de hasta cinco mil metros. Pero también por otros cuatro pasos más se habían movilizado las fuerzas patriotas, desconcertando así a los soldados colonialistas que si bien preveían la campaña patriota, no sabían con absoluta certeza por dónde les iban a caer. Cuando los españoles percibieron el despliegue de los revolucionarios ya era tarde.

Con una coordinación que aun llama la atención tomando en cuenta los medios de comunicación de la época, el estado mayor revolucionario preparó la batalla de manera puntillosa. Sacando una desinteligencia por parte de la impaciencia de uno de sus comandantes, el resto de los movimientos y acciones fueron impecables. Más de 500 militares colonialistas murieron en la batalla, otros tantos fueron heridos y más de mil, entre soldados y oficiales, fueron capturados. Menos de cien fueron los muertos de las fuerzas grannacionales. Las cifras hablan a las claras de la contundencia del triunfo revolucionario.

El plan de San Martín era claro: liberar Chile y, haciendo una alianza estratégica con los hermanos trasandinos, preparar una fuerza militar lo suficientemente poderosa para llegar por el Pacífico a las costas de Perú, a fin de dar batalla a los españoles en el bastión más fuerte que conservaba en la América del sur. Mientras tanto, la orden emanada por San Martín a los patriotas organizados en guerrillas en lo que actualmente es el norte argentino y el sur de Bolivia, era la de resistir cualquier ofensiva que las tropas colonialistas pudieran hacer por esa vía hasta que se constituyera un ejército regular que pudiera avanzar por tierra hasta la sierra peruana. El esquema era realizar un trabajo de pinzas que pulverizara, desde el oeste y desde el sur, a los españoles aun con fuerzas muy poderosas en el Perú.

El Libertador del Sur comprendía claramente que en la unidad nuestramericana estaba la clave para alcanzar la plena independencia: “Los americanos de las provincias unidas no han tenido otro objeto en la revolución que la emancipación del mando del hierro español y pertenecer a una unión.  Divididos seremos esclavos, unidos estoy seguro que los batiremos...”.

Como ya sabemos, y lamentablemente, el gobierno porteño bajo la influencia de Bernardino Rivadavia y la diplomacia inglesa, negó todo apoyo al plan sanmartiniano de liberación del Perú. Si bien O’Higging, en el gobierno de Chile, se sumó el proyecto de San Martín apoyando con tropas y recursos, éstos no fueron suficientes para consumar la obra del Ejército Unido de Los Andes. Será Simón Bolívar, años después, desde el norte y con el Mariscal Sucre, quien culminará  la tarea de derrotar y expulsar a los colonialistas de territorio suramericano.

Pero volviendo a la Batalla de Chacabuco, tal vez un error que se le puede señalar al Estado Mayor patriota, es haber no perseguido y exterminado al resto de las fuerzas colonialistas derrotadas en el campo de batalla. Es conocido el mal estado de la caballada tras el cruce de los Andes y probablemente ese haya sido el motivo de no haber realizado esta operación siempre recomendable luego de cualquier tipo de triunfo. La derrota patriota, al año siguiente en la Batalla de Cancha Rayada fue una consecuencia de ese descuido. Pero en esa misma batalla donde triunfaron los colonialistas, quienes se equivocaron en ese mismo sentido fueron los españoles, dando la posibilidad a los revolucionarios de reagruparse y vencer luego en la Batalla de Maipú.

Como una buena enseñanza, un mensaje para el presente y para las nuevas batallas que tendrán que enfrentar los patriotas y revolucionarios de hoy, es que cuando se logra derrotas a los enemigos de la Patria en cualquier circunstancia, es necesario aprovechar esa victoria hasta las últimas consecuencias, para no permitir el reagrupamiento del derrotado y liquidar la contrarrevolución categóricamente.

Chacabuco fue el preludio de la ofensiva unionista e independentista del siglo XIX. Tras de esta batalla vendrá el triunfo de Maipú y las victorias de las fuerzas bolivarianas en Pantano de Vargas y Boyacá, abriendo el camino hacia Carabobo y luego al triunfo definitivo de Junín y Ayacucho.

 Por supuesto que el Bicentenario de la Batalla de Chacabuco no se celebrará ni en Argentina ni en Chile como corresponde a un hecho tan trascendente para los pueblos suramericanos. A los gobiernos entreguistas y vendepatria, tanto de la señora Bachelet como del empresario Mauricio Macri, poco les interesa estas fechas patrióticas, más bien tratan de ignorarlas. Pero para ellos, y para todos los agentes del imperialismo, va dirigida esta sentencia  que pronunció el General San Martín: “Lo que no puedo concebir es que haya americanos que por un indigno espíritu de partido se unan al extranjero para humillar a su patria y reducirla a una condición peor que la que sufríamos en tiempos de la dominación española. Una tal felonía ni el sepulcro la puede hacer desaparecer”.

A los 200 años del triunfo de los patriotas, los pueblos de Nuestra América debemos de reafirmar nuestro compromiso de no descansar hasta lograr la Patria Grande unida y liberada.

Caracas, febrero de 2017

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 3 de 160

Información para el Usuario:
mapaicono

 

Para el Ingreso a las Instalaciones

de la Embajada se agradece abstenerse

de venir en short, franelilla, gorra y/o sandalias

 

Información de Contacto: 


Dirección:

Av. Luis María Campos No. 170. Palermo, Capital Federal, Buenos Aires. República Argentina
Código Postal: 1425

Teléfono:

0054 11 4129-0800

Teléfono de emergencia:

0054 11 6392-1135

 

Fax:

0054 11 4129-0823

Correo Electrónico:

 

consulta.argentina@mppre.gob.ve 

 

Horario:

De Lunes a Jueves de 09:00 a 13:00 Hrs. y de 14:00 a 16:00 Hrs.

De Viernesde 09:00 a 12:30 Hrs.

 

Atención Consular:

De Lunes a Jueves de 09:00 a 12:30 Hrs. y de 14:00 a 16:00 Hrs.

De Viernesde 09:00 a 12:30 Hrs.

Otras Noticias

logo_inferior4 Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores
Dirección: Av. Urdaneta, Torre MRE, Caracas - Venezuela.
Teléfonos: +58 (212) 806.44.00 (Master)